Cómo nació la televisión por streaming

En un artículo anterior recomendamos 10 películas para ver en familia, y si alguno efectivamente vio alguna, seguramente lo haya hecho desde alguna plataforma de streaming. Porque, desde hace ya un tiempo, que la televisión por cable tiene cada vez menos abonados.

Parece mentira que antes nos sentabamos frente al televisor a una hora determinada para ver un programa o película en particular, y ahora tenemos la posibilidad de ver cientos de títulos a la hora que queramos, desde cualquier dispositivo con conexión a internet. 

Haz la prueba de explicarle a un niño nacido en el siglo XXI cómo se consumía la televisión antes de plataformas como Netflix, a ver qué dice. Probablemente no lo pueda visualizar, y no lo culpamos. La realidad es que la industria del streaming (de video en este caso) ha sido muy revolucionaría, cambiando por completo los hábitos de consumo televisivo de las personas. 

Pero aunque algunas plataformas de streaming sean nuevas, el primer sistema de transmisión en directo data de muchas décadas atrás.  

Fue en 1920 cuando se utilizó el término “streaming” por primera vez. George Owen Squier, de la empresa Muzak, inventó un sistema de transmisión y distribución de música a través de líneas eléctricas, pero la tecnología de esa época no le permitió seguir adelante con el proyecto.  

 

Cuál fue la primera transmisión en directo 

Con el nacimiento de internet en la década del ‘80, las empresas de tecnología de la época ya podían empezar a experimentar en el terreno del streaming.  

La primera transmisión en directo de la historia fue en 1993 a través de la red virtual Mbone (Multicast Backbone), donde se emitió un show del grupo musical Severe Tire Damage. Y como si fuera poco, al año siguiente se transmitió en directo (y gratis por 20 minutos) el show de los Rolling Stones desde el Estadio Cotton Bowl en los Estados Unidos. Un hito que muchos recordarán. 

Dato curioso: la red MBone era utilizada para transmitir conferencias académicas desde 1992, por lo que también podríamos considerar esas charlas como las primeras transmisiones en directo. 

 

Orígenes y antecedentes de Netflix 

Antes de adentrarnos en el terreno de las plataformas de streaming, cabe destacar a RealAudio Player. Antes de su creación en 1995, reproducir contenido de internet implicaba descargar archivos multimedia al equipo, que la mayoría de las veces eran muy pesados, la operación era muy lenta y hacerlo tomaba mucho tiempo.  

En 1997 nace lo que sería, diez años después (2007), la plataforma de streaming por excelencia: Netflix. La empresa comenzó brindando un servicio de alquiler de DVDs. Su diferencial en aquel momento era su modelo de suscripción a través del correo postal. Esto le daba a las personas más comodidad y flexibilidad con las políticas de devolución. Este servicio fue creciendo y evolucionando, hasta transformarse en el monstruo del streaming que Netflix es hoy, con el catálogo más extenso de las plataformas de streaming disponible. Pero antes, hubo una plataforma que marcó un antes y un después en la industria del streaming por internet. 

En 2005, Steve Chen, Jawed Karim y Chad Hurley, tres trabajadores de PayPal en ese entonces, lanzan al mercado YouTube, una plataforma dedicada a compartir videos. Podemos decir que fue YouTube la primera plataforma de streaming de videos, y el inicio de su actividad lo marca el video “Me at the zoo”, el primer video de la historia compartido en la plataforma.  

Hacemos hincapié en YouTube, porque fue a partir de su creación, que verdaderamente comenzó a mutar la forma de consumo audiovisual de las personas. 

 

El boom del streaming en los años 2000 

Con la llegada de la Web 2.0 y la comercialización de servicios de internet para el hogar a precios más accesibles, el consumo de videos en directo por internet no hizo más que crecer.

La popularidad de YouTube y Netflix a finales de la década del 2000 hizo que otras empresas comiencen a lanzar sus propias plataformas de streaming. Así nació Hulu en 2008, Prime Video de Amazon en 2011, HBO Now en 2014 (que ahora mutó a HBO Max), YouTube TV en 2016, Apple TV+ en 2019, entre tantas más como Disney+, Star+, Paramount+, etc. 

La realidad es que cada vez hay más oferta, y eso se ve reflejado en la baja de abonados en las empresas de televisión por cable. Estas plataformas son sin duda el presente y futuro del entretenimiento audiovisual, porque ponen al usuario en el centro y se dedican a mejorar constantemente su experiencia a la hora de usar la plataforma.  

La evolución en la calidad de internet y las redes domésticas también ayudaron a su crecimiento, ya que sin una buena conexión, no se podría disfrutar de los miles de títulos disponibles en estas plataformas.  

Como compañía dedicada a las telecomunicaciones, estamos motivados de poder aportar un factor tan importante como es la conexión a internet y ser parte de esta revolución.  

 

¿Te ha gustado este artículo? 

¡Síguenos en redes sociales para más novedades tecnológicas!